CorrupciónPolítica

La mochila de Rajoy

la mochila de rajoy

En la mochila del señor Rajoy no hay tanta indecencia como soberbia. La mochila del señor Rajoy ya va siendo demasiado pesada y quizá debiera plantearse despojarse de las muchas cargas que le lastran.

Un vaso es un vaso y un plato es un plato”.

Grandes Reflexiones de Mariano Rajoy.

Insisto. Qué gran reflexión. Ahora, que también me pregunto: ¿Y por qué no aplicará este señor la misma lógica, – aplastante, contundente, perspicaz donde las haya –, a los casos, ya innumerables, en los que el Partido Popular está siendo investigado?

A la corrupción institucional en su partido la llama “casos aislados”. O sea, que en este caso, un vaso no es un vaso, sino otra cosa.

Pues “mire ushté…”, señor Rajoy, para que ushté me entienda: cuando hay un par de manzanas putrefactas en un cesto, son casos aislados. Cuando lo podrido es el cesto mismo, hablamos del entramado de mimbres, de su estructura: del continente. Y, visto lo visto, creo que este es el caso. Claro, usted no lo ve. O no lo quiere ver. La prepotencia le ciega.

Tienen los anglosajones un dicho del que le vendría muy bien a usted tomar nota:

With great power comes great responsibility.

corrupcion pp

La responsabilidad es eso que uno asume al ejercer su autoridad sobre algo y tomar decisiones sobre ello. Eso que le permite evaluar, analizar, calcular y afrontar de forma íntegra las consecuencias de sus actos o decisiones. Eso de lo que parece andar algo escaso. Mire a ver si se aplica el cuento, señor Rajoy, porque escurrir el bulto, aparecer en ruedas de prensa sin preguntas, ignorar las que le conviene, en fin, hacerse el loco en general, no es una actitud muy responsable para nadie, pero menos aún para alguien que ostenta su cargo y en cuya persona, programa y partido, depositaron su confianza millones de españoles.

Salvando a miles de militantes decentes (muchos desconocidos, silenciosos) del PP que, a diferencia de otros muchos, son solamente protagonistas de su día a día cotidiano, sencillo, discreto y honrado, el Partido Popular como institución ha perdido, hace tiempo, la integridad; y su discurso sobre regeneración democrática y lucha contra la corrupción ha perdido toda credibilidad.

No es la indecencia del señor Rajoy

No es la indecencia del señor Rajoy su mayor defecto. Ni siquiera estoy segura de que no sea decente. Es la soberbia. Su incapacidad de reconocer la verdad: la corrupción generalizada, transversal, panorámica, en su partido. Y es que la soberbia misma corrompe la naturaleza e integridad humanas. Un partido, en palabras de otro que tal baila, monsieur Aznar, “incompatible con la corrupción”. Palabras espetadas allá por la época en que los cabecillas de la Gürtel et al. ya habían paseado sus culos, bigotes y pamelas por la boda de su hija.

Pues resulta que yo quería estrenar este blog con un post haciendo un breve resumen de la corrupción del Partido Popular, con un enfoque particular en una de sus protagonistas, e inspirada por ella: la celebrity más celebrity del momento en Valencia.

Una celebrity que espera a que pase el temporal (como su jefe), barriendo verdades bajo la alfombra, escondida en su humilde piso, y asomando agazapada la cabecita de vez en cuando, cual vieja´l visillo; aunque según ella, no sabe ni entiende nada, ni siquiera de qué tendría que dar explicaciones. La otrora bienamada y aclamada Rita, es ahora tildada de choriza por las calles de la capital valenciana.

No se puede resumir la corrupción del PP

Decía que quería estrenar este blog con un post haciendo un breve resumen de las corruptelas del Partido Popular. Pero es que no hay forma de resumir. Cómo será la cosa, que he tenido que dividir este post inicial en cuatro posts resultantes. Y es que el tema de la corrupción, en el PP solamente, da para una enciclopedia.

Es que no doy abasto, porque cada día que me ponía a escribir la semana pasada (semana 8-14 de febrero 2016), afloraba una nueva información, trama, investigación, entramado, imputación, registro, comisión, juicio, donación, cobro irregular, mordida o evasión.

Después de aforar a Barberá, Mariano Rajoy, cínicamente, cierra su intervención en el senado el día 10 de febrero:

Amigas y amigos: esto se acabó y aquí ya no se pasa por ninguna”.

Según el Presidente del Partido Popular, Presidente del Gobierno en funciones y candidato a la presidencia: todos, casos aislados.

Como el caso aislado del Partido Popular de Valencia, el caso aislado del Partido Popular de Madrid, el caso aislado de Gürtel, el caso aislado de Palma Arena, el caso aislado de Blesa, el caso aislado de la Caja de Ahorros del Mediterráneo, el caso aislado de Bárcenas (jajaja, ¡casi si me olvida!), el caso aislado de la Púnica y Bankia… (sí, también con implicados del PSOE e IU).

Rajoy contra la corrupcion

En fin. Casos aislados. Que no lo son, vamos, ni geográficamente. Al contrario, no es que los casos no sean aislados, es que son transversales, muchos de ellos relacionados entre sí y brotan por los cuatro puntos cardinales de España.

Decía que es que no doy abasto. En este momento preciso, (más o menos 14:30 del domingo 14 febrero 2016), en un descanso de la redacción de estas líneas, me entero de la dimisión de Esperanza Aguirre como Presidenta del Partido Popular de Madrid. Afirma que es un gesto hacia los ciudadanos, me llena de emoción. Pero sigue aferrándose a su cargo como concejal y portavoz en el Ayuntamiento. A ver si va a ser otra dimisión como la de 2012.

Para resumir lo que iba a ser un post sobre el Partido Popular de Valencia y Rita Barberá, decir básicamente que el PP de esta comunidad ha dilapidado miles de millones de euros de dinero público con el único fin de llenarse ellos los bolsillos, además controlando también las entidades financieras. Miles de millones de euros en total que hacían soñar a los valencianos y que ahora están pagando. Pero oye, “gracias al Partido Popular, Valencia está en el mapa”.

Lo que en realidad escondían todos los eventos y grandes infraestructuras eran pelotazos, gente que se hizo muy rica a costa de los valencianos. Consiguieron que se moviera mucho dinero (seguro que, mucho, en billetes de 500). Dinero que navegaba sumergido en tramas, mordidas, comisiones, etc. Pero bueno, esto no es algo característico del PP de Valencia sino también del de Madrid, sobre todo. A cuál de los dos peor. Ir al post sobre Rita Barberá y el Partido Popular Valencia: Cárgale el muerto a Rita.

Repetimos: “Amigas y amigos: esto se acabó y aquí ya no se pasa por ninguna”.

Como bien decían la semana pasada en El Intermedio, es que “somos IDIOTAS. Es la única explicación para que con todo esto (de Rita Barberá etc.) no pase nada”.

Podemos decirlo con la cabeza bien alta. En el PP no cabe ni ha cabido nunca la corrupción, porque no es una cuestión de partidos sino de personas. Lo que nos diferencia de los demás es que cuando alguien ha hecho algo mal en nuestro partido, en vez de insultar a la jueza, en vez de aforar a los supuestos, posibles, cómplices, lo hemos ‘expulsao’, lo hemos ‘cesao’ “.

Fuente EuropaPress.

Esto lo dice Pablo Casado en octubre 2015. Imagino que se le han pasado algunos temillas tontunos como la caja B, los sobres, el despido en diferido, que todos los tesoreros del partido están siendo investigados, los registros a la sede de Génova, los discos duros que se han llegado a formatear hasta 25 veces para no dejar rastro alguno, la presunta implicación del partido en la trama Gürtel, Púnica, Brugal, o de Rodrigo Rato, Fabra, Jaume Matas…

Parece que tampoco se acuerda de cuando su Presidente hacía referencia a quienes sacaban a la luz ciertas informaciones hace unos años como los Torquemadas del siglo XXI (sic. Mitin del Partido Popular para las Europeas de junio 2009). Me imagino que tendrá elocuentes explicaciones (e insultantes para nuestra inteligencia) de los aforamientos de María José García Pelayo, de Gómez de la Serna o Rita Barberá. Los tres “blindados” a posteriori de indicios de implicación en algún asunto menos que elegante. (En el siguiente post hablo del cachondeo de los aforamientos).

O, bueno mira. Que se olvide de todo eso. Que simplemente se acuerde de que la organización “Transparency International” coloca a España como uno de los países más corruptos de la EU, … y más allá. Actualmente en los últimos puestos de Europa, desplomado justamente durante la legislatura de su partido.

CPI_2015_EUWesternEurope_EN

Hemos PERMITIDO que los Tribunales, la fiscalía, las fuerzas y cuerpos de seguridad actúen y que las cosas se conozcan”.

En primer lugar, señor Rajoy, eso es mentira. Y en segundo lugar, aunque fuese cierto, no es un acto sobresaliente de gallardía o de honradez PERMITIR que los tribunales realicen su función. Al contrario: ES SU DEBER, SU OBLIGACIÓN y MI DERECHO.

Se empeña el Partido Popular nacional en sacar pecho de las medidas que han tomado contra la corrupción y de permitir “que las cosas se conozcan” pero al parecer olvidan los años que llevan esquivando a la justicia con triquiñuelas, como aforamientos, despidos en diferido o destrucción de pruebas. Olvidan las docenas de ocasiones en que se han negado a colaborar, alegando complots y campañas en contra del PP por parte de los Torquemadas del siglo XXI

Ver post sobre Índice de Corrupción en España

Pero así es, debemos de ser idiotas cuando asistimos impasibles al espectáculo de la Champions de la corrupción. Ya no nos sorprende ni nos indigna nada. Como si la cosa no fuera con nosotros, parece que nos hayamos acostumbrado a observar desde el sofá esta metástasis que se propaga desde hace años por el organismo de este partido. Nos pillamos un rebote, pensamos “Joe, otro más” y hala. Eso es todo. 

corrupcion pp_el jueves
Viñeta de El Jueves de 2013 sobre la corrupción del PP y nuestra indolencia

Me da muchísima lástima esto. No que el Partido Popular esté agonizando, eso no. Me da pena que, pese a estar agonizando, ha terminado ganando la partida y encima ha allanado el camino para quienes vengan detrás. Ha conseguido que hagamos cayo. Que, a fuerza de hacer de la corrupción el pan nuestro de cada día, de escurrir el bulto, de dar las menos explicaciones posibles, dejemos de quedarnos pasmados con cada noticia. El PP ha descubierto la fórmula del éxito en este aspecto: aprovechar el hastío de la población para barrer “las cosas” bajo la alfombra. 

Menos mal que quedan miles de militantes y cargos del Partido Popular que conservan la decencia y podemos ser razonablemente optimistas al esperar una verdadera regeneración cuando toda esta panda caiga. Unos por chorizos y otros por permitir el saqueo de España.

El estándar que ha fijado el PP y el “y tú más”

Lo malo es que el Partido Popular ha fijado un estándar – difícil de superar, eso sí – que servirá de pretexto infalible para el “y tú más”.

El “y tú más”, esa expresión de la que los “nuevos” tanto han renegado, como para implantar actitudes más conciliadoras; ese “y tú más” que, pese a ello y como era de esperar, ninguno ha sido capaz de eliminar de su actitud ni de su vocabulario… bueno, pues ese “y tú más” tan criticado no es que vaya a continuar, es que en la próxima legislatura va a estar más presente que nunca, porque hay mucho “material” del que tirar.

y tu mas pp psoe

Actualización @ 22/02/2016: hoy le ha dado una pataleta a Jorge Fernández Díaz, que dice que no cree que sea una casualidad que justamente en este momento político estén aflorando solamente casos de corrupción del PP. Le llama mucho la atención que justo ahora proliferen las iniciativas judiciales sobre casos de corrupción que afectan al PP. “No creo en las casualidades“, dice. Vuelven los fantasmas de la conspiración contra el Partido Popular, que menciono algo más arriba. El caso es que Fernández Díaz viene a decir que pone en duda la imparcialidad del sistema judicial. Desde el PSOE piden su dimisión, cosa que no hará, claro.

Al principio de este post decía que no era la indecencia el peor defecto del señor Rajoy, sino la soberbia. No era entonces el momento de analizarlo, pero ahora sí quiero hacer algún matiz. No soy psicóloga, pero creo que la soberbia es resultado, sobre todo, del miedo. Miedos muy íntimos. La falta de valía, el miedo a no estar a la altura, a parecer externamente lo que pensamos de nosotros mismos en realidad. Si, aunque no lo sea, me considero a mí misma una inútil, necesito algún mecanismo para, al menos, no parecérselo a los demás.

Ese miedo a ser desenmascarados como lo que pensamos que somos, esa necesidad de reconocimiento como lo opuesto a lo que pensamos que somos, se traduce en muchas personas en comportamientos de altivez, prepotencia, soberbia. Es un mecanismo de reacción natural y muy común que, aun inconscientemente, es utilizado como escudo para ocultar ese miedo a ser descubiertos. Pero vamos, no creo que te haya descubierto aquí el agua tibia. Solamente trato de comprender yo misma, mientras escribo, los mecanismos del señor Rajoy, aunque no le justifico. Porque un Presidente de Gobierno no se puede permitir ni el miedo ni la soberbia ni la prepotencia.

corrupcion rajoy

El miedo y la soberbia ciegan. Impiden ver la verdad, aunque ésta se alce ante nosotros tan clara y manifiesta como lo es la corrupción estructural de su partido, señor Rajoy. En su legislatura, la verdad ha sido barrida bajo la alfombra, aislada y despreciada. Humillada, rechazada y degradada. Violada, deshonrada y pisoteada.

Tal vez nunca sepamos toda la verdad. Pero usted sí, señor Rajoy. Y esa mochila la tendrá que cargar, junto con su desdén, su soberbia y sus miedos.

Caso Ritaleaks – Fuente El Mundo

“Los Torquemadas del siglo XXI” en un mitin para las Europeas de junio 2009 – Fuente Libertad Digital. 

Créditos Imágenes: Viñeta El Jueves | Y tú más – DavidGerbolesPerez | Imagen Mochila, Imagen del señor (que se parece a Rajoy!) Diseñadas por Freepik

Cárgale el muerto a Rita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *